Home

La reina de todas las franjas vuelve a la televisión tras tres meses de reposo. Y también lo hace revolucionando Twitter. A punto de quemarse televisivamente, de perder el “respeto-miedo” que tenía entre sus compañeros y entre el propio público, tomó su mejor decisión: retirarse de los focos, retocarse la nariz torcida, cambiarse los pechos y, lo más importante, reforzar su adicción a la vida. Solo basta esperar unos días para saber si está recuperada o si vuelve a las andadas.

Si yo fuese el psiquiatra de Belén Esteban, le prohibiría volver a “Sálvame”: un maravilloso nido de esquizoides, narcisistas y psicopatillas según el Doctor José Carlos Fuertes. Pero todos tenemos que comer. Y Belén es consciente de que, tras tres meses de silencio, tiene mucho que contar. Además, su reinado, por ahora, no está amenazado por Rosa Benito. Por cierto, nunca fue noble, ni tuvo apellido con enjundia. Es decir, Rosa es Benito y no Rosa De Benito. Lo siento por ella y por sus fans.Belén Esteban se emociona hablando de sus adicciones

Pero la vuelta de Belén Esteban se produce en la época low-cost de la televisión. Su retorno ha costado solo 30.000 euros, según Vertele.com (actualización 02/12/12: tras la publicación de ese post, Vertele matiza que esa cifra es como mínimo y que podría ascender a 80.000. No obstante, sigue siendo una cifra muy reducida en comparación a las exclusivas del mercado televisivo de hace un lustro). Poco dinero para dar el liderazgo del mes y del primetime del viernes a Telecinco. Su caché baja y también su repercusión: un 20,2%, apenas unas décimas más que Coto Matamoros y por debajo del récord de Rosa Benito (21,8%). El Belenazo más sonado fue el del día del bautizo de la princesa del pueblo recauchutada convertida en cisne, con casi un 27%. Sin embargo, el dato del viernes 30 de noviembre es bueno. Muy bueno. Demuestra que la princesa del pueblo sigue fuerte. Y promete una serie de apariciones polémicas sobre sus adicciones y sobre su ya expareja: Fran. Además el abanico se abre a las familias de los dos bandos. La historia promete. Belén devuelve la esencia de Telecinco. La retroalimentación vuelve a la cadena amiga.

Aunque a muchos les parezca mucho pagar 30.000 euros a una persona. Las cuentas salen. Una película cuesta, como poco, 300.000 euros. Si le sumamos a los 30.000 el gasto de personal y de colaboradores apenas se superan los 150.000 euros por programa. La Esteban es rentable mientras le vea la audiencia. Belén es buena, “bonita” y, ahora, “barata”.

No me caso con nadie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s