Home

Ha sido lo más comentado de las últimas horas porque casi todos utilizamos la aplicación Whatsapp. La adquisición millonaria por parte de Facebook de la app más descargada en el mundo afectará a sus más de 450 millones de usuarios. Pero, ¿cómo?

Hasta el momento, ninguna app ha conseguido hacer sombra a Whatsapp. Line prometía ser una alternativa por sus emoticonos gigantes (stikers) y por el impulso de una campaña fallida y millonaria en medios tradicionales (anuncios en TV). El último enemigo de Whatsapp ha sido Telegram; muchos se lo han descargado pero al final todos recurrimos a la apuesta segura: el grado de penetración de Whatsapp es tan amplio que es absurdo “probar” si uno está en una u otra red. Sin embargo, su compra por parte  de Facebook por más de 19.000 millones de dólares podría poner en peligro la hegemonía de Whatsapp por 4 motivos:

1. La necesidad de recuperar la inversión multimillonaria. Facebook es una empresa que cotiza en bolsa, ha hecho una inversión multimillonaria y los accionistas quieren beneficios a medio plazo. Hasta el momento la aplicación aportaría en teoría unos ingresos de 400 millones de euros al año (en caso de que cada usuario pagara 0,89€ al año, algo que yo no he hecho desde que adquirí la aplicación de manera gratuita con mi Iphone 2G). Sin embargo, se trata de la “red social” que crece más rápido y que, por el momento, no ha tocado techo. Crecimiento de Whatsapp

Pero, siendo optimistas, harían falta más de 30 años para recuperar la inversión. Esta situación va a obligar a Facebook a modificar la unidad de negocio pero ¿cómo? Aquí es donde llega el segundo punto. 

2. La inclusión de publicidad o de aplicaciones complementarias de pago. Los creadores de Whatsapp siempre han insistido en que jamás introducirán publicidad en su sistema de mensajería. Y, en este aspecto, el usuario no va a ceder ni un milímetro. Estoy convencido de que si surgen “molestias” o “interferencias” publicitarias, la gente valorará en serio pasarse a otras opciones como Telegram. Otra cosa sería pagar por tener emoticonos más sofisticados o para hacer llamadas por IP. 

3. Facebook no sabe gestionar la mensajería móvil. Y es precisamente este punto el que ha obligado a la compañía a hacerse con Whatsapp. Su Facebook Messenger para teléfonos inteligentes o su sistema de chat online no dejan de ser una copia poco sofisticada del antiguo messenger de Microsoft. Whatsapp lleva congelada en el tiempo desde sus inicios y necesita una mejora que esperemos no sea encabezada por el equipo de Facebook. 

4. La pérdida de privacidad. Whatsapp ya tenía la opción de “parear” el sistema de mensajería con los contactos de Facebook para “sincronizar” agendas y contactos. Algo que estoy convencido de que empezará a ser “recomendado” por la aplicación en los próximos meses. Hasta el momento, Whatsapp era una compañía de 55 trabajadores alejados de intereses de megacompañías o de países preocupados por controlarlo todo. Facebook ha demostrado una estrecha colaboración con la NSA. De hecho, ya hay empresas y países como Alemania que recomiendan dejar Whatsapp por motivos de seguridad.

 De Facebook depende no cargarse una aplicación que ha hecho historia , que ha matado al SMS y que dentro de poco se incluirá en el Diccionario de la Real Academia.

No me caso con nadie. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s