Home

Las gafitas de Google se han convertido en el objeto más deseado para los que nos apasionan las tecnologías. La marca del buscador más poderoso del mundo ha sabido “colocarlas” durante un periodo de promoción eterno y que parece no llegar a su fin. Y cuando hablo de colocarlas me refiero a “dejársela” a todo tipo de personajes que aseguren la foto: políticos, actores o influencers.

El Príncipe de Asturias prueba las Google Glass

Pero, seamos sinceros, las Google Glass ya han fracasado y os voy a dar los 8 motivos por los que este nuevo wearable no abrirá -a corto plazo- un nuevo mercado como hiciera Steve Jobs con los iPad:

1. Google es la primera que parece no confiar en la producción masiva de sus gafas: las ha puesto a la venta tan solo un día en Estados Unidos para probar la demanda. Y tan solo se agotó el stock de las gafas blancas después de años y años de hype (bombo).

2. Cámara de baja calidad: con menos de un megapíxel de resolución parece que se trata de una tecnología anacrónica.

3. Las Google Glass centran parte de su interacción en la voz cuando ni siquiera Apple ha conseguido el éxito de Siri. Es obvio que es el camino pero, por el momento, está muy verde este tipo de relación con los dispositivos.

4. Su uso es éticamente cuestionable en lugares privados, restaurantes, reuniones, conversaciones íntimas, etc.

5. Su precio (1.500 dólares) es demasiado alto incluso para los amantes de las nuevas tecnologías.

6. Pero, lo más importante. ¿Para qué sirven? El iPad generó una nueva necesidad como herramienta para navegar delante del sofá, en la cama, en medios o lugares públicos o, incluso, en el baño. Las Google Glass entiendo que podrían tener una utilidad específica para determinados trabajos pero para mi vida cotidiana se me hace complicado verme con unas gafas. Quizás sí me gustaría usarlas mientras voy con la bicicleta -si es que no lo prohíben explícitamente-. En este sentido, parece que es un dispositivo incuestionable para realizar actividades físicas y, por eso, Google le dedica una página completa a estas funciones.

7. Quieren poner de moda las gafas cuando muchos pagan miles de euros para quitárselas en el quirófano. Llevar gafas ya no es trending. ¡Y qué me decís de las gafas encima de tus gafas!

8. ¿Los wearables están en crisis? Nike ha desmantelado su proyecto de pulseras NikeFuel y Apple, por el momento, no se ha atrevido a lanzarse al mundo de los relojes inteligentes. Y es que muchos pensamos que con el teléfono móvil ya tenemos suficiente. No obstante, está claro que los wearables son el futuro siempre y cuando subsanen el problema de las baterías y se simplifique la interacción entre dispositivos.

Es arriesgado el título de este post. El tiempo puede que me quite la razón o me la dé. Lo que está claro es que, al menos, Google ha sido valiente y ha apostado por un nuevo dispositivo. Las Google Glass triunfarán pero tendrán otro nombre o las diseñará otra compañía: ¿Apple? Por el momento, parece que nos encontramos ante una tecnología demasiado verde y que necesita madurar pero que va en el camino correcto: simplificación, nuevas interfaces y wearables. Es obvio que el futuro va en esta línea y que las lentillas o implantes digitales marcarán la relación entre los humanos y las máquinas.

No me caso con nadie. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s