Home

Ha pasado un mes desde que compré el iPhone 6. Hasta el momento se ha convertido en un modelo deseado y que genera preguntas entre el resto de usuarios de la marca de la manzana. Pero cuando la gente me lo ve en la mano, siempre hace la misma pregunta: ¿se dobla? Y es que, el #bendgate ha calado entre los iphoneros.

Al margen de rumores indeseables, voy a ser realista y os transmitiré mi experiencia como usuario que ha dado el salto del iPhone 5 (16Gb) al 6 (64Gb). A continuación os paso las grandes diferencias que he percibido con este terminal:

1. Olvídate de utilizar el iPhone 6 con una sola mano. El iPhone 5 es mucho más versátil en ese aspecto. Cuando más se echa en falta la posibilidad de manejar la pantalla con una sola mano es cuando estás recostado en la cama. Muchos me dirán que se puede pulsar dos veces el botón home y que la pantalla “baja” para facilitar alcanzar los botones de arriba, pero eso es engorroso. Por otra parte, se agradece la pantalla más grande y cuando ves los terminales “antiguos” te da la sensación de que son “poca cosa”. En definitiva, la pantalla más grande no tiene solamente ventajas.

2. El iPhone 6 pesa más que el iPhone 5. Aún recuerdo la gran diferencia de peso entre el iPhone 4 y el 5. Con este terminal esperaba una evolución importante en este sentido pero sorprendentemente el nuevo teléfono pesa un poquito más. La diferencia es casi imperceptible. También es cierto que es más grande que el anterior modelo.

3. La batería dura más. Al fin el terminal empieza a resolver el principal problema de los smartphones aunque la batería difícilmente dura más 6 horas sin tener que cargarlo.

4. La pantalla se araña con más facilidad. El iPhone 6 ha recibido el mismo uso que el 5 y me da la sensación de que la pantalla se araña con más facilidad que el modelo anterior. Supongo que porque tiene una superficie más extensa. Una pena que hayan dejado el zafiro para los próximos modelos, ¿quizás para el 6S?

5. El uso de la huella para desbloquear el terminal es simplemente maravilloso. Supone el principal cambio tecnológico para los que no teníamos el Touch ID (incluido en los modelos 5S).

6. La cámara es notablemente mejor. Ciertamente, además de poder grabar en cámara lenta, el terminal saca mejores fotografías que el anterior.

7. El sistema operativo iOS 8 funciona al mismo rendimiento con el iPhone 5 que con el 6. Por el momento, la inversión no aporta diferencias notables en cuanto a potencia.

8. Apple Pay aún no funciona en España. El terminal tiene características que aún no pueden activarse en España como la posibilidad de pagar con la tecnología NFC.

Como conclusión, te diré que si tienes un iPhone 5S intentes alargar la vida de tu terminal ya que tiene poco que envidiar, al menos por el momento, al nuevo iPhone 6. Si posees el 5 valora tu capacidad económica pero también se trata de un modelo que te puede durar unos cuantos meses o que incluso puede esperar a la llegada del 6S.

No me caso con nadie. 

Anuncios

2 pensamientos en “¿Mereció la pena cambiar del iPhone 5 al iPhone 6?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s